Junio 23, 2008

La cultura emprendedora: Sillicon Valley vs Europe

Hervé Lebret es profesor, ángel inversor y escritor, además de gestionar Innogrants, un fondo de la EPFL (École Polytechnique Fédérale de Lausanne) que ayuda a estudiantes a poner en marcha sus ideas emprendedoras. Su último libro, Start-up: what we still may learn from Silicon Valley, es una lectura recomendada para aquéllos que quieran comprender por qué no se dan googles ni apples en Europa; si el crecimiento de la iniciativa emprendedora tecnológica es cuestión de cultura o de infraestructura, y por qué los europeos todavía no han entendido del todo la cultura emprendedora californiana.

Me ha gustado mucho esta frase: "A veces en broma digo que tenemos a más gente apoyando a los emprendedores que emprendedores en sí".

Vía: InfonomiaTV


Technorati tags: ,

Publicado a las 11:20 AM | Categoría: Pensamientos
Envía este post a Menéame | Envía este post a Del.icio.us | Envía este post a Digg | Envía este post a Technorati




Comentarios

1 Comentario/s

jj.

Muy interesante lo que comenta este compadre sobre las necesidades comunes que se necesitan para dar soporte a las start-ups (asesoría legal, profresional,...) y es curioso que existan tantas consultorías que ayuden a hacerlo y tan pocas que entren en el negocio. Quizás lo que habría que buscar es formar un consorcio en el que participen cada uno de los elementos en la cadena de valor de la producción de startups, analizar las cinco más sólidas en cada ramo y proponerles entrar a un negocio del que recibirán flujo de negocio y del que podrán participar a través de su expertise específico de conocimiento, con tarifas preferenciales para las empresas y miembros del consorcio, siguiendo un plan de los proyectos realizar según una priorización y calendario de resultados establecidos por el conjunto. El coste para cada una de las empresas sería la apuesta de cada una de ellas en innovación, pero ahora formando parte de una red que cubre todo el espectro de la cadena de valor.

Podría tener un componente público de apoyo, pero quizás tenga más fuerza a través de iniciativas privadas. Es más, tendría todavía más éxito si en lugar de un colectivo de empresas, se intentara llegar a un colectivo de personas que pudieran cubrir las necesidades de expertise de cada uno de los procesos clave para la innovación. Probablemente lo más dificil serían los bussiness angels, a no se que los proyectos sean tan buenos y atractivos a nivel individual que también se pudieran recaudar mininversiones de una buena masa de personas ilusionadas con el proyecto.

Por aquí veo la cosa. Un mix entre una estructura capaz de dar el apoyo y una participación masiva 2.0, de personas con diferentes aptitudes profesionales, incentivando a aquellos que generan las ideas con más éxito, pero con un beneficio colectivo para todos los que paticipan. Además, te nutres de personas, no de estructuras de empresas, que quizás están dirigidas por más de esos 35 añeros y/o más que están más preocupados en mentener la estabilidad y en confort de sus vidas.

La idea de atraer a los emprendedores europeos de silicon valley es un buen consejo. Necesitamos gente que haga negocios en este tipo de términos: “I miss the fact you can start an interesting company just by talking to someone you meet while you are doing your laundry,”

Habrá que buscar la ayuda de estos avanzados europeos haciendo mundo en el valle de silicona(http://www.nytimes.com/2007/01/24/technology/24munich.html?n=Top/News/Business/Small%20Business/Startup) o simplemente unirse a ellos en la reunión anual y agradecerles la inspiración.

Ya va siendo hora de rebasar unas cuantas generaciones antes de que lleguen unos niños y nos rebasen a nosotros, que tarde o tremprano sucederá. Por qué no marcar el ritmo.

Necesitamos un grupo de soporte que nos trabaje las ideas y les vaya dando forma de producto. Un red de personas estimuladas y con ganas de aprender y formar parte, de verdad, de un proceso creador y emprendedor, un exprimidor de talentos en el que su propio esfuerzo será compensado con resultados más allá de la suma de las partes, en una búsqueda constante de la emergencia del sistema más complejo y poderoso de todos, el de las personas interactuando.

Algo así como lo del colegi de metges de Catalunya, ampliando el enfoque a cualquier tipo de proyectos y muy centrado en el 2.0ismo. Hay que destapar la llave de las ideas y demostrar que es más poderoso eso que la aversión al plagio, al fracaso y al movimiento.

Debe haber infonomiácos interesados en entrarle, a motu propio. Igual Alfons también.

Le doy vueltas a lo mismo, y cada vez llego al mismo sitio, pero con más pixeles de definición. El eterno retorno como si fuera la primera vez.

Silicon Valley Barcelona. Si existe un hueco en Europa, porqué no posicionar a Barcelona en el mapa pero en serio. Saldría en 9 de cada 10 planes estratégicos.

Feliz cumpleaños atrasados, figura.


Publicado por: Olman a las Junio 23, 2008 12:59 PM




Publicar un comentario




Envía este post