Diciembre 21, 2008

La historia de un pupitre cualquiera

En cada pupitre observé todo tipo de inscripciones con corazones ("te quiero, Rosaura"), nombres y declaraciones de amor. No encontré fórmulas matemáticas o físicas, ni fechas históricas, nada que pudiera servir para copiar en un examen. Todas las huellas eran afectivas.

Fuente: Cuentos para regalar a las personas que más quiero, Enrique Mariscal


Technorati tags:

Publicado a las 11:45 PM | Categoría: Pensamientos
Envía este post a Menéame | Envía este post a Del.icio.us | Envía este post a Digg | Envía este post a Technorati




Comentarios

4 Comentario/s

Qué bueno.

Publicado por: David a las Diciembre 21, 2008 07:54 PM

Curioso... no consigo recordar el día que aprendí a resolver problemas de química, pero puedo visualizar perfectamente el día que recibí mi primer beso: fecha, hora, lugar...

Publicado por: América a las Diciembre 26, 2008 07:18 PM

Sin duda, una bonita conclusión. Y quien más quien menos habrá dejado alguna marca similar en su trayectoria.

Pero no cabe olvidar que, como pertoca a todo "estudiante modelo", la mayoría procura borrar sus huellas tras la treta. Si no, mucho me temo que bastantes aprobados inesperados hubiesen tenido que dar hartas explicaciones.

Y sí, yo también copiaba en ocasiones, hasta que, creciendo, empecé a estudiar cosas que realmente me interesaban, o empecé a interesarme por lo que estudiaba, sea como fuere. Ahí entendí que lo que realmente buscaba y me gustaba era saber, no sólo aprobar.

Por cierto, Jorge, Feliz Año Nuevo. Ando repasando lo que has posteado en la última quincena.

Publicado por: Daniel Muro a las Enero 7, 2009 06:03 AM

Muchas gracias, Daniel. Te deseo lo mismo para ti. La intuición me dice que este 2009 va a ser increible (cuento con seguir los consejos de Oscar Wilde desde enero...).

Buena forma de verlo: borrar las huellas del delito. Si lo pienso así, tendría que quitar la historia. Aunque me gustaba más sin que me abrieras este camino...

El amor de una vida: las ganas de aprender. Tanta historia con aprobar, y después descubres que no servía para nada. Ni servía ni sirve.

Publicado por: Jorge a las Enero 7, 2009 09:50 PM




Publicar un comentario




Envía este post