Enero 07, 2009

Cuento tradicional zen

Un hombre del reino de Chu cruzaba un río cuando se le cayó la espada al agua. Al momento, hizo una marca en el lado de la barca por el que había caído el arma.

- Aquí fue donde cayó mi espada -se dijo.

Cuando la barca atracó, se sumergió en el agua para buscar su espada bajo el punto que había marcado. Pero como la barca se había movido y la espada no, el método para localizar la espada resultó ser ineficaz.

Porque, ¿cuántas veces buscamos las llaves donde hay más luz en lugar de en donde las perdimos?

Buena resolución para el año recién iniciado...


Technorati tags:

Publicado a las 06:49 PM | Categoría: Stories
Envía este post a Menéame | Envía este post a Del.icio.us | Envía este post a Digg | Envía este post a Technorati




Comentarios

0 Comentario/s




Publicar un comentario




Envía este post