Septiembre 30, 2009

Entrevista boletín electrónico de la Red de Centros SAT (30 septiembre 2009)

Adjunto la entrevista que me hizo Patricia Obejo, de la Fundación CTIC del Principado de Asturias para su boletín electrónico.

Aquí está la entrevista. Y aquí la transcripción de la entrevista:

Jorge Juan Fernández es economista por la Universidad de Oviedo y la Università degli Studi di Torino, master en Teoría Económica y Teoría Política por la London School of Economics and Political Science (LSE) y Programa de Alta Dirección en Instituciones Sanitarias (PADIS) por el IESE Business School. Actualmente desempeña su labor profesional como Senior Manager en el mundo de la consultoría de las ciencias de la salud (Antares Consulting), donde lidera proyectos de posicionamiento estratégico y eficiencia operativa en España y Europa continental, y es responsable de la Gestión de Conocimiento. Colaborador de Infonomia.com, la red de innovadores, desde 1999. Su blog personal es www.jorgejuanfernandez.com y su blog profesional es www.saludygestion.com

¿Qué se entiende por trabajador del conocimiento?
Hay muchas definiciones circulando. En mi forma de entenderlo, que combina elementos de muchas de esas definiciones, es alguien que:

1) Su función principal en el trabajo está relacionada con la creación, distribución o aplicación de conocimiento.
2) En la realización de esas tareas, resuelve problemas no operativos (aquéllos para los que no existe una secuencia protocolizada de acciones que los resuelvan).
3) Para realizar estas tareas, necesita una gran variedad de talentos y habilidades. Por ejemplo, tiene que saber encontrar información relevante, escanear un artículo rápidamente para saber si le interesa, desarrollar análisis numéricos, analizar información (palabras y números), identificar el mensaje que quiere transmitir, realizar tablas y gráficos, preparar un documento que recoja todos esos análisis, pero que sea fácil de comprender, a veces presentar en público… Son habilidades y talentos muy diferentes: para un profesional del conocimiento no es fácil dominarlos todos.

Según su opinión, ¿qué podemos encontrar más allá de Google?
En este mundo en que todo está a un google de distancia, la nueva unidad de medida digital, algunos profesionales creen que para encontrar información es suficiente con buscar en Google. Eso de “hazte un Google” y todo arreglado. “Lo que no aparece en Google, no existe.”

Mi visión es que el trabajador del conocimiento no es un ordenador y un acceso a Google. Un trabajador del conocimiento tiene que buscar información, almacenarla (porque siempre que se busca, se encuentra más cosas para ayer o para mañana, que para lo que busca uno hoy), analizar esa información, tener ideas, estructurar esas ideas, diseñar los entregables (informes) que permitan a quienes los lean entenderlos rápidamente y tomar decisiones sobre esa información, y además, convencer de esas ideas a quienes les escuchan.

¿Por qué es tan importante la gestión de la información y el conocimiento a día de hoy?
Por un lado, tenemos un exceso de información, lo que se conoce como infoxicación (es decir, una intoxicación intelectual por exceso de información, por sobrecarga informacional). Hay mucho “ruido informacional” en nuestras vidas hoy. Por otro lado, no nos podemos borrar: en esta nueva sociedad, necesitamos la información y el conocimiento para crear valor y generar riqueza.

La infoxicación es un concepto que usted maneja también en su libro. ¿Puede una empresa “ morir” de ello?
¡Son las personas las que mueren de ello, no las empresas! Y es una muerte muy fea… ;-)

Según su opinión, ¿las empresas españolas son conscientes del valor de estos conceptos? ¿Cuál es la situación actual?
En esto, morimos todos los países de lo mismo. En general, las empresas (de cualquier país) no son conscientes del impacto que tiene el binomio “tecnología e información” en la productividad de sus trabajadores, y por extensión, en la competitividad de las empresas. Diría que incluso las empresas niegan que exista un problema grave. Uno de los últimos estudios que conozco realizado sobre los trabajadores de Intel, por Nathan Zeldes y otro par de investigadores situaba los costes para Intel en torno a 1 billón (americano, mil millones) de dólares. No está mal, yo creo. Es un problema ya hoy, y si no empezamos a “educarnos” en cómo gestionar “tecnología e información” en nuestro beneficio y en el de las empresas, tendrá consecuencias negativas en la competitividad de nuestras organizaciones.

¿Podría darse una norma básica para que un trabajador del conocimiento mejore su eficacia?
Hay dos reglas muy útiles que ayudan mucho: la primera, luchar contra los ladrones de tiempo: email, teléfono, Internet. Para cada uno de ellos hay estrategias que permiten liberar 2-3 horas al día. La segunda, evitar el multitasking o el trabajar en varias cosas a la vez. El cerebro es un procesador secuencial, incapaz de prestar atención a dos cosas al mismo exacto tiempo. Lo que hace el cerebro es switch-tasking: saltar rápidamente entre tareas. Está comprobado que esos “saltos” entre tareas no es una forma óptima de trabajar. Esas interrupciones al cambiar de tarea tienen dos consecuencias: 1) en promedio, se tarda un 50% más de tiempo en terminar las tareas cuando las hacemos a la vez que cuando las hacemos de una en una; y 2) en promedio, la tasa de errores es un 50% superior.

Jorge Juan Fernández fue el ponente de la conferencia “Cómo aumentar la productividad de tu empresa a través de una mejor gestión de la información”, incluida en el ciclo de conferencias Innovando con las TIC de la Red de Centros SAT y celebrada el pasado jueves 24 de septiembre en el Jardín Botánico de Gijón.

Technorati tags: ,

Publicado a las 07:55 PM | Categoría: Infonomía
Envía este post a Menéame | Envía este post a Del.icio.us | Envía este post a Digg | Envía este post a Technorati




Comentarios

0 Comentario/s




Publicar un comentario




Envía este post